Un estudio publicado en la revista «Cell», relata lo que científicos descubrieron que las personas que se quedan despiertas hasta tarde y luego les cuesta levantarse a la mañana, tienen una mutación genética que disminuye la velocidad de su reloj circadiano, el que se encarga de regular los patrones de dormir y despertar.

Para llegar a ello, se descubrió que quienes tienen mutaciones en el gen «CRY1», demostraron tener una demora para quedarse dormidos, y estuvieron despiertos de dos a dos horas y media más tarde que los que tenían esa variante.

«Los portadores de la mutación tienen días más largos de los que el planeta les otorga, por eso esencialmente están jugando a ponerse al día durante toda su vida», dijo Alina Patke, autora principal del estudio.

Para llegar a ello, se descubrió que quienes tienen mutaciones en el gen «CRY1», demostraron tener una demora para quedarse dormidos, y estuvieron despiertos de dos a dos horas y media más tarde que los que tenían esa variante.

«Los portadores de la mutación tienen días más largos de los que el planeta les otorga, por eso esencialmente están jugando a ponerse al día durante toda su vida», dijo Alina Patke, autora principal del estudio.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí