Una activista trans de 88 años, nuevo rostro de Gucci

Samantha Flores, una activista trans histórica, de esas a las que las nuevas generaciones tenemos tanto que agradecer, haga historia hoy en el mundo de la moda.

 

Samantha tiene 88 años. Nació en México, emigró a Estados Unidos y años más tarde regresó a México a regentar un hotel. Ver morir a sus amigos de VIH fue lo que la impulsó a dedicar su vida al activismo LGTB, en ese momento ya tenía más de 60 años.

Samantha soñaba con un espacio para los mayores gays, lesbianas, bisexuales y trans, un espacio para ser familia. Fundó la organización Laetus Vitae y también la Casa de Día para Mayores LGTBI «Vida Alegre».

Gucci y Vogue la han captado para su campaña «Bajo el mismo techo«, una campaña orientada a visibilizar la diversidad familiar y a reflejar que no somos tan diferentes los unos de los otros si se nos analiza bajo el mismo techo.

En su entrevista a Vogue, Samantha deja claro que para ella la familia es compartir propósitos e ideas en cuanto a ayudarse y cuidarse los unos a los otros.

En la campaña también participan la mujer indígena trans Andi Silva, Magdaleno Delgado, modelo no binario, y Zeta Garza.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí